Testimonios de Alumnos y Consultantes felices

“Cuando entramos en el alma de alguien, debiéramos quitarnos los zapatos y caminar en puntillas; los lugares sagrados deben respetarse”

Barbara Brussa

Katherine, 32 años

Montse

Sandra, 15 años

“Mi madre me dijo que fuese a ver a Sonia, ya que ella no me veía bien y estaba preocupada por mí. Iniciamos un proceso de constelaciones progresivas que duró unos 4 meses y tras el puedo decir que me siento muy bien. Aprendí a tener más confianza en mí y a mirar las situaciones con mis propios ojos, más allá del condicionamiento a raíz de los conflictos entre mi padre y mi madre. Vi como este proceso me permitió entenderme mejor a mi misma y aprender a conectar con lo que yo necesito y siento, teniendo más herramientas para atreverme a comunicar mis sentimientos a otras personas”

María, 40 años

“Contacté con Sonia tras una situación que se me presentó y que sentía que no controlaba. 
No sabía cómo hacerle frente, ya que no encontraba explicación ni respuesta. 
La sesión que hice con Sonia, a través de las Constelaciones Familiares, me sirvió para -pensar-reflexionar- sentir y exteriorizar lo que llevaba dentro. La vivencia sobre la situación cambió y evolucionó a mejor. Lo que más me llamó la atención es que tras la constelación vi de otra forma a las personas que de verdad más quiero. Logre entenderlas y sentirme más valorada”.

Luisa, 43 años

Sonia es una gran profesional, transmite la pasión que siente por su trabajo, a mi me ayudo a entender los roles que adquirimos con las parejas en base a nuestro sistema familiar y los patrones que repetimos, siempre explicado de una manera llana y cercana dándote herramientas para ir avanzando en el conocimiento de nosotros mismos.

“Dormí y soñé que la vida era alegría. Desperté y vi que la vida era servicio. Serví y descubrí que en el servicio se encuentra la alegría. ¡Qué forma tan breve y tan poética de subrayar la importancia del servicio!”

Rabrindanath Tagore

Arancha Sevilla. Constelaciones Grupales

Me sale darte las GRACIAS por guiar mi constelación de una forma tan maravillosa, sabiendo en cada momento como gestionar la energía y las invitaciones necesarias a cada figura que estaban para que yo entendiera en cada momento que me encontraba.

Gracias a eso ahora te puedo decir, que creo que he vuelto a nacer, siempre he vivido de espalda al abuso, al abuso en todos los sentidos.

Ahora Soy Libre, esa es la sensación desde que en la constelación vomite todas esas emociones y entendí que las liberaba de mi para que ya no se tuviera que hacer cargo nadie más que yo de aquellas situaciones no resueltas.

Cuando llegué a casa y vi a mi hija, te prometo que la vi hasta más alta!! ¿Como puede ser?? Es alucinante… ahora sé que ambas somos libres; ella para no aceptar de buen agrado el abuso y poder vivir por fin con su energía limpia y pura, y yo para sentir que todo está en su sitio, incluso aquello que me ha hecho sufrir tanto y que yo enterraba con este gen de supervivencia que me enseño mi abuela.

Ester, 56 años

Tener como terapeuta a Sonia Esteve y realizar las constelaciones familiares progresivas ha supuesto dejar atrás unas rutinas que estaban enquistando ciertos  problemas y comenzar a ver las dificultades con una nueva mirada. Las constelaciones me han ofrecido la opción de ver las cosas con una perspectiva más alejada del foco principal, con una visión más amplia y conseguir que las acciones negativas se vuelvan menos grandes, menos graves y supongan una sensación de ligereza, de no cargarlas a las espaldas.

Saber mirar desde el punto de vista del otro, me ha supuesto conseguir dejar de lado acciones reiteradas que me impedían avanzar hacia una solución.

Ahora no me confronto con ciertas actitudes mías, las acepto como reacción natural y los problemas también inician su camino hacia la disolución. He conseguido volver a estabilizar mi ánimo y mi mente, a retomar la paz y a saber afrontar las dificultades con menos presión.

Karla, 32 años

Mi experiencia con Sonia fue totalmente novedosa y sorprendente, durante el tiempo de la sesión fue maravilloso como me sentí plenamente cómoda, conectada, incluso cuando fue una terapia a distancia percibí en todo momento un interés cercano, genuino, profesional y experimentado de parte Sonia que me permitió estar 100% presente.

A través de la sesión pude abordar con franqueza y sencillez temores y culpas que en muchos años no me había atrevido siquiera a cuestionar.

Muchas gracias por el aporte autentico y súper útil!